Reparación de goteras

Siempre es importante arreglar un techo con goteras lo más rápido posible. Un techo que gotea es probablemente uno de los problemas más temidos que un propietario pueda encontrar.

Reparación de goteras

Si vives en una misma casa por mucho tiempo, lo más probable es que finalmente tengas que lidiar con las goteras provocadas por la lluvia o la nieve. Las goteras son uno de los principales problemas de humedad si no se solucionan. Trata de ubicar el lugar donde están situadas las goteras en el techo, esta es la tarea más importante que hacer en primer lugar. Si la fuga no es demasiado grande, es probable que puedas arreglarla tú mismo con la ayuda de un vecino.

Cosas que necesitarás

  • Escalera.
  • Manguera.
  • Periódicos (opcional).
  • Masilla de poliuretano.
  • Barra para hacer palanca.
  • Martillo.
  • Clavos para el techo.
  • Alquitrán (en tubo de calafateo).
  • Cuchillo.

Instrucciones

1. Como ya hemos dicho, lo primero es encontrar la fuga. Llama a un amigo para que te ayude. Sube al piso de arriba por donde crees que filtra el agua.

2. Instruye a tu amigo para rociar una sección del techo con una manguera de jardín.

3. Observa el recorrido del agua, si no filtra por allí, permite que el techo se seque durante varios minutos antes comenzar por otra sección. Si estás solo, puedes colocar el periódico debajo de las zonas de la cubierta que consideras que están goteando antes de rociar el techo. El área de filtración por goteo sobre el papel te permitirá localizar la fuga.

4. Una vez localizada la fuga, debes esperar a que se seque completamente antes de poder arreglarla. Seca el área donde se ha filtrado el agua. Aplica una capa gruesa de masilla de poliuretano sobre la fuga.

Reparar goteras del techo

5. Si la fuga está situada en el piso superior, es decir, directamente del tejado, sube a la azotea. Encuentra el área que estaba goteando. Comprueba si hay daños en las tejas de la zona. Existe una gran probabilidad de que la fuga se deba a las tejas dañadas o faltantes.

6. Retira las tejas dañadas con una palanca y retira los clavos con un martillo.

7. Coloca las tejas nuevas a lo largo de la parte inferior de la zona dañada. Clava las tejas nuevas en su lugar.

8. Corta unos 5 centímetros de la parte superior de la última fila de tejas nuevas para instalar. Estas tejas tienen que caber debajo de las viejas, que probablemente serán frágiles. Será más fácil de deslizar en su lugar en vez de arrancar las tejas viejas y los clavos.

9. Asegúrate de que todas las tejas están bien clavadas en su lugar.

Si has tenido problemas con las goteras, es posible que te interese leer nuestro artículo sobre la impermeabilización del tejado.