Impermeabilización de terrazas

Existen diversos métodos para impermeabilizar una terraza con la que estás teniendo problemas de humedades. Algunos de los métodos los puedes llevar a cabo tú mismo, pero otros, necesitarás la ayuda de un profesional.

Impermeabilización de terrazas

Antes de llevar a cabo cualquier impermeabilización de terrazas, debemos asegurarnos que el suelo es sólido y que su interior está seco. Es imprescindible realizar la impermeabilización de la terraza con buenas condiciones meteorológicas, para obtener los mejores resultados. El calor excesivo tampoco es bueno para desarrollar la tarea de impermeabilización. La mejor hora para comenzar con la tarea es por la mañana.

Hay muchos materiales utilizados para los suelos de las terrazas que no son impermeables por sí mismos. Estos materiales tienden a absorber el agua, dando lugar de este modo a las manchas de humedad. Esta humedad continua hace que los materiales utilizados se estropeen y den lugar a la formación de hongos.

Las temperaturas extremas también promocionan la degradación de los materiales y el desarrollo de fisuras por las que puede penetrar el agua. Los métodos tradicionales de impermeabilización de terrazas, como por ejemplo las telas asfálticas, que se colocan debajo de las baldosas, con el paso del tiempo se vuelven rígidas y acaban rompiéndose. El arreglo de este problema es caro y costoso en cantidad de trabajo, ya que hay que levantar todo el suelo para cambiar dicha tela asfáltica.

Para impermeabilizar una terraza, se debe utilizar un material resistente a los cambios de temperatura, resistente a las variaciones medioambientales, impermeable al agua y permeable al vapor de agua, resistente a la alcalinidad de soporte y de fácil mantenimiento.

Para impermeabilizar una terraza existen tres pasos básicos, limpiar el suelo de la terraza, arreglar y restaurar las baldosas dañadas y por último, aplicar el producto.

La limpieza del suelo de la terraza que se desea impermeabilizar, debe ser exhaustiva. Se debe eliminar cualquier crecimiento de moho y residuos.

El siguiente paso, es la reparación de los daños ocasionados por el agua. Es decir, la reparación de las grietas por donde se puede filtrar el agua y la humedad, la sustitución de las piezas rotas, el tratamiento de la dilatación de las juntas, etc.

Impermeabilización de terrazas

El último paso y no menos importante, es la aplicación de la impermeabilización de la terraza. Para llevar a cabo la tarea de impermeabilización de una terraza necesitarás rollos de velo de fibra de vidrio, hidrolavadora, rodillo, prolongador de rodillo, brocha, espátula, cutter y pistola. Existen diversos productos para aplicar a la terraza, depende del material del que esté hecha tu terraza y las condiciones medioambientales.

Te exponemos los pasos que debes seguir para impermeabilizar tu terraza:

  • 1. Colocar la fibra de vidrio y cortarla a la medida adecuada. Reservar la fibra de vidrio para más adelante.
  • 2. Impermeabilizar los zócalos.
  • 3. Impregnar las paredes y los zócalos con el material impermeabilizante.
  • 4. Colocar la fibra de vidrio sobre el material impermeabilizante para que se pegue bien al suelo y al zócalo.
  • 5. Una vez seco, volver a dar un segundo recubrimiento para tapar todo.
  • 6. Colocar la fibra de vidrio alrededor de las tuberías.
  • 7. Limpiar los desagües y pintar con el material impermeabilizante el alrededor y el interior de los mismos.
  • 8. Las capas de fibra de vidrio se colocan superpuestas a unos 3 centímetros.
  • 9. Dejar secar completamente.