Impermeabilización

Los objetos que están hechos a prueba de agua o resistentes al agua son aquellos que no se ven afectados por el agua o tienen una resistencia superior a la penetración de agua bajo condiciones especificadas.

Impermeabilización

Tales artículos pueden usarse en ambientes húmedos o bajo el agua a profundidades especificadas. La impermeabilización es el proceso que sigue un objeto a prueba de agua o resistente al agua.

En la construcción, un edificio o estructura se impermeabiliza con el uso de membranas y revestimientos para proteger el contenido por debajo o por dentro, así como la protección de la integridad estructural.

La impermeabilización se utiliza en referencia a estructuras de edificios como los sótanos, las terrazas, las zonas húmedas, etc).

La impermeabilización de un edificio, no debe confundirse con el techo. Los techos no necesariamente pueden soportar una carga hidrostática, en cambio, la impermeabilización si que puede.

En la construcción de edificios, la estructura necesita impermeabilización ya que el propio hormigón no será estanco por sí sólo. El sistema convencional de impermeabilización consiste en "membranas". Esto se basa en la aplicación de una o más capas de membrana (disponibles en varios materiales: por ejemplo, betún, silicato, PVC, EPDM, etc.) que actúan como una barrera entre el agua y la estructura del edificio, que impide el paso de agua. Sin embargo, el sistema de membrana se basa en una aplicación exigente, que presenta dificultades. Los problemas con la aplicación o la adhesión al sustrato pueden provocar fugas.

En las últimas dos décadas, la industria de la construcción ha tenido avances tecnológicos en materiales de impermeabilización, incluyendo los sistemas de impermeabilización integral, así como los materiales de membrana más avanzadas.

Impermeabilizar

Los sistemas integrales funcionan dentro de la matriz de una estructura de hormigón, dando al hormigón en sí mismo una calidad resistente al agua. Hay dos tipos principales de sistemas de impermeabilización integral: los sistemas hidrofílicos y los sistemas hidrofóbicos. Un sistema hidrófilo típicamente utiliza una tecnología de cristalización que reemplaza el agua en el hormigón con cristales insolubles. Existen varias marcas disponibles en el mercado que afirman tener propiedades similares, pero no todos reaccionan igual a los subproductos y por lo tanto, requieren precaución. Los sistemas hidrófobos utilizan ácidos grasos para bloquear los poros en el hormigón, por lo que impide el paso del agua.

Los nuevos materiales de membrana buscan superar las deficiencias de los métodos más antiguos, como el PVC y el HDPE. Generalmente, las nuevas tecnologías de las membranas impermeables se basan en materiales polímeros que son extremadamente adhesivos y capaces de crear una barrera transparente alrededor del exterior de una estructura.

La impermeabilización basada en aceite se utiliza generalmente para las fugas del techo después de la construcción.